El Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, situado en el corazón de Asturias, es otro ejemplo destacado de conservación ambiental y riqueza natural en el norte de España. Establecido como parque natural en 2006, esta área protegida se extiende a través de una impresionante diversidad de paisajes montañosos, que incluyen algunas de las cumbres más altas de la Cordillera Cantábrica.

El parque está dividido en dos zonas principales: la Sierra de Ubiña y la Meseta de La Mesa. Estos sectores no solo ofrecen vistas espectaculares y oportunidades únicas para el senderismo y la escalada, sino que también son cruciales para la protección de numerosas especies de flora y fauna. Dentro de su diversidad biológica, destacan poblaciones de osos pardos y lobos ibéricos, así como una rica avifauna que convierte al parque en un sitio ideal para la observación de aves.

El Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa también alberga un valioso patrimonio cultural, evidenciado en las múltiples brañas (antiguas construcciones pastoriles) que salpican el paisaje. Estas estructuras son testimonio de las antiguas prácticas de pastoreo y de la relación histórica entre las comunidades locales y su entorno natural.

En resumen, el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa no solo es un refugio para la biodiversidad y un santuario para especies amenazadas, sino también un lugar donde la historia cultural y la conservación natural se entrelazan, ofreciendo a sus visitantes una experiencia integral y enriquecedora de la montaña asturiana.

Si te has decidido a visitar este destino único, te recomendamos leer este código de buenas prácticas.

Plano Divulgativo del Parque Natural de Ubiñas – La Mesa