El Parque Natural de Redes, declarado en 1996 y reconocido como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2001, se extiende en la zona centro oriental del Principado de Asturias, ofreciendo una amplia diversidad de paisajes y contrastes. Con un 40% de su territorio cubierto por bosques, destacan formaciones de origen glaciar como morrenas y circos, así como cuevas con formas kársticas y extensos campos de pasto y montes.

Entre sus impresionantes cumbres se encuentran el Retriñón, la Peña’l Vientu, Cantu l’Osu, el Tiatordos y la Rapainal, siendo esta última la más alta con 2.002 m. Los ríos que surcan el parque han esculpido valles abiertos y desfiladeros de roca caliza, como los del río Alba y los Arrudos, ideales para los amantes del senderismo.

El Parque Natural de Redes alberga una rica biodiversidad característica del norte peninsular, con especies emblemáticas como el oso pardo, el urogallo y el lobo. Además, cuenta con las mayores poblaciones de rebecos y ciervos de Asturias. Los bosques de hayas dominan el paisaje, aunque también se encuentran manchas de roble albar. El hayuco, fruto de las hayas, es parte de la dieta de la fauna del parque.

Si te has decidido a visitar este destino único, te recomendamos leer este código de buenas prácticas.

Plano divulgativo del Parque Natural de Redes